Warning: Missing argument 3 for menuArriba(), called in /home2/indesmed/public_html/es/blog/Ortopedia-infantil/muletas-niños-bienestar.php on line 24 and defined in /home2/indesmed/public_html/php/menuIdiomas.php on line 609

Currency :

La ortopedia también puede ser divertida

A mi hijo no le gusta usar muletas: ¿qué hago?

Aunque pueda parecer extraño, el rechazo a un accesorio protésico como la muleta puede existir. Un adulto puede distinguir si le compensa utilizarla o negarse en rotundo: esto último no tendría sentido.

Pero ¿y un niño? Es posible que él no entienda la importancia de utilizar su muleta o muletas todos los días. Entenderá que no puede andar sin ellas, tal vez, pero quizás prefiera quedarse sentado más tiempo. Sobre todo si nunca antes había tenido que valerse de ellas y, de repente, ahí están. Mirándole desde el borde del sofá. Listas para acompañarle al cole, al baño, para hacer que se salte la clase de Educación Física...

El trato amable y empático hacia el niño es indispensable en cualquier situación, pero en una como esta, además, debemos buscar argumentos para convencerle de que lo mejor para él es utilizar sus muletas (o cualquier otro tipo de ortopedia). ¡Cuidado! Ten en cuenta que a edades cortas los niños pueden no entendernos bien y lo último que queremos es transmitirles una idea negativa de las ortopedias.

Una idea es hacer hincapié en que se trata de algo totalmente externo a él que no afecta de forma negativa a su cuerpo, sino al revés. Si quieres reforzar la autoestima de tu hijo en este aspecto, ayúdale a entender que cada persona es única y que todos podemos necesitar ortopedias en algún momento.

Hazle pensar en el compañero de clase que lleva gafas o aparato; en su tía, que se rompió un dedo jugando al baloncesto, salió en la orla con cabestrillo y ahora lo recuerda como una anécdota; o en su abuelo, que al principio llevaba muletas y ahora que está mejor sólo necesita un bastón. Tiene que entender que todas esas personas en realidad no llevan “un trasto”, sino un instrumento esencial para su día a día que, además, contribuye a su recuperación.

Pídele al pequeño que le ponga nombre a la muleta, como se lo pondría a un juguete. Cómprale una silicona nueva por Navidad: es un miembro de la familia, ¡no merece menos! Inclúyela en las fotos familiares: siempre va con vosotros. Pero, sobre todo, asegúrate de que tu hijo camina cómodo con ella y que él ha elegido el color (tanto de la silicona como de la estructura, si optas por las muletas de aluminio INDESmed) y cualquier otro elemento que pueda personalizar en su prótesis.

Copyright © 2016 Vidcapp Ithef, S.L. All Rights Reserved.